Los niños hasta 10 años deberán viajar en sillita

La problemática de la seguridad vial infantil está contemplada en una nueva modificación de la Ley de Tránsito que extendió el uso del Sistema de Retención Infantil (SRI) de los 4 a los 10 años. Este, además, debe corresponder al peso y edad del menor. En Argentina, solo 3 de cada 10 niños viajan protegidos.

El Sistema de Retención Infantil (SRI) o sillita es la herramienta de seguridad más importante para evitar lesiones y proteger la vida de los niños en un accidente de tránsito. El Decreto 32/18 entró en vigencia en enero de este año y modifica el Decreto 779/95 que reglamenta la Ley de Transito 24.449. De esta forma, la exigencia, que antes era hasta los 4 años, se extendió hasta los 10 en todas las rutas nacionales. Sin embargo, cada jurisdicción debe adherir para que la normativa sea efectiva en su territorio. La sillita cumple un papel fundamental en la seguridad de los chicos: el uso correcto del SRI reduce en un 70% los riesgos de lesiones graves y fatales en caso de un accidente de tránsito.

La nueva normativa establece que los SRI deben ser acordes a la edad y el peso del niño.

La Organización Mundial de la Salud dividió las etapas del crecimiento en 5 grupos para definir cuál es el más adecuado. Las categorías son:

  • Grupo 0: para niños con peso menor de 10kg
  • Grupo 0+: para niños con peso menor de 13kg
  • Grupo 1: para niños con peso de 9kg a 18kg
  • Grupo 2: para niños con peso de 15kg a 25kg
  • Grupo 3: para niños con peso de 22kg a 36kg

¿Qué debemos tener en cuenta para que los niños viajen seguros?

  1. Seleccionar el Sistema de Retención Infantil (SRI) más adecuado para el niño, según la categoría definida por la edad y peso, sin perder de vista su contextura física.
  2. Cada sistema debe estar homologado para garantizar que el producto cumpla con las normas de seguridad que protegen al niño. Las homologaciones admitidas son: IRAM 3680-1 y 3680-2 (Argentina), FMVSS213 (Estados Unidos), UNECER44/04(Unión Europea), AS/NZS 1754 (Australia y Nueva Zelanda), INMETRONBR 14.400.
  3. Elegir la ubicación más adecuada para instalar el SRI en el asiento trasero del automóvil.
  4. Si se trata de SRI para los más pequeños (SRI 0 y 0+) ubicarlos siempre en sentido contrario a la marcha.
  5. Leer las instrucciones de instalación del manual del SRI para poder instalarlo correctamente.
  6. Antes de comprar cualquier SRI es recomendable verificar si es compatible con nuestro vehículo, leer las instrucciones de uso y probar si el niño se siente cómodo en éste.
  7. Algunos SRI cuentan con sistema ISOFIX o LATCH, que son anclajes fijos a las sillitas que facilitan su instalación. Es necesario corroborar si el auto cuenta con los anclajes correspondientes en los asientos traseros. Esta información está disponible en el manual del vehículo y algunos modelos tienen una etiqueta sobre el asiento trasero que indican su presencia entre el respaldo y la butaca.

En Argentina, solo 3 de cada 10 niños viajan protegidos.

El Observatorio Vial de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) realizó un estudio observacional en todo el país entre conductores y ocupantes de autos y motos. Los resultados determinaron que 7 de cada 10 menores de 0 a 17 años circulan desprotegidos porque no utilizan cinturón o sillita o porque los utilizan de manera incorrecta, según lo establece la normativa de tránsito.

Solo el 46,4% de los niños de 0 a 4 años que viajan en el asiento trasero del auto utilizan la sillita. Cuando es una mujer la conductora, esa cifra asciende al 58,6% en uso de SRI. La investigación se llevó adelante en 2016 y relevó 82.545 autos.

 

Fuente: Agencia Nacional de Seguridad Vial